Abuela dona todas sus cosechas para alimentar en comedor en Cajamarca

“Aquí les traigo unas cositas”, palabras de la Abuelita Ángel

Un tierno gesto de humildad se dio a conocer en la región de Cajamarca, donde una abuelita de aproximadamente 75 años tuve un noble gesto al donar la cosecha de sus chacras para los comedores populares.

La bondadosa anciana lleva el nombre de Albertina Flores Gonzales proveniente de la comunidad de Los Claveles, Distrito de Pompingos, quien en su afán de apoyar a las personas que cumplían la cuarentena, decidió donar la cosecha para alimentar a familias que conformaban las populares “Ollas Comunes” que se encontraban en dicho distrito.

Este gran gesto, lleno de mucha humildad y bondades se realizó el día 17 de mayo en un distrito de Cajamarca. Ese día al promediar las 11:00 de la mañana en el comedor popular de Pompingos, Doña Albertina como la llamaban las personas, llegó al comedor cargando en sus hombros los alimentos que habían producido sus chacras para posteriormente donarlas al comedor popular que necesita recursos para poder alimentar a las familias que cumplían la cuarentena en ese distrito.

Esta historia se dio a conocer por un trabajador de la municipalidad de ese distrito, quien se vio asombrado y sorprendido por la visita de Doña Albertita.

Este trabajador no pudo evitar sentirse feliz por el noble gesto y derramó muchas lágrimas por Doña Albertita, quien le hizo recordar que aún existen personas con un corazón enorme.

La frase de Doña Albertita que conmovió a todo el comedor y a muchos cibernautas fue la siguiente:

“Aquí les traigo unas cositas, disculpen que no traiga más, pero vengo caminando.”

Esa fue la frase que conmovió a todas las personas que se encontraban en dicho lugar, quienes se conmovieron por tan hermoso gesto de Doña Albertita.

Este hecho ha causado un revuelo total en muchos noticieros a nivel mundial, siendo reconocida como la “Abuelita Ángel”.

Acciones como éstas son las que parten el alma y enmudecen a muchas personas por el noble corazón que tienen algunas personas.

Una frase que quedó enmarcada en muchas personas por parte del trabajador de la municipalidad fue la siguiente:

“Da más el que poco tiene, que aquel que tiene y no da nada”.

Algunas personas de la capital se enteraron del noble gesto y no dudaron en devolverle la ayuda, quienes le llevaron víveres y alimentos a Doña Albertita.

 

Subir